La belleza después de los 40

¨Consérvate en forma; si te ves bien, te vas a sentir bien y segura¨, expresó alguna vez Carolina Herrera, ícono de belleza y elegancia después de los 40.


Se podría decir que mi viaje transformador hacia una vida saludable, el convertir el wellness en mi estilo de vida, comenzó cuando comprendí que los años no eran un pelea contra el tiempo para mantenerse joven, sino una fuente de sabiduría y experiencia para comprender que la edad se relaciona directamente con el verse bien, el sentirse seguro con uno mismo y amigarse incluso con aquellos aspectos nuestros que no nos gustan tanto.


El error radica en querer cambiar nuestro estilo de vida de la mañana a la noche. Se trata de un proceso, de un camino que nos conduce con cada decisión que tomamos a sentirnos para saludables .

A continuación, les dejo 10 tips para sentirnos más bellas después de los 40:


1. Planea tu lista de compras: no improvises frente a las góndolas. Planifica tu dieta antes de ir al super, para no tentarte en los productos que no necesitas. Incluye: frutas, verduras, legumbres, carnes y pescados. Evita alimentos procesados y con alto contenido calórico. No olvides tu chocolate para darte un pequeño gusto a la semana!


2. Aprende a cocinar: no necesitar ser un chef famoso! Existen decenas de tutoriales en internet y libros de recetas saludables que pueden desplegar tu creatividad. Técnicas de cocción sencillas como horno, vapor y papillote, pueden ser las mejores aliadas a la hora de deleitarte con tus propios placeres culinarios. En mi caso, me divierte combinar texturas y colores en el plato. También me ayuda, planificar el menú una vez a la semana y así evitar el ¨pienso¨. Muchas veces por fiaca a pensar que cocinar, recurrimos al delivery o comiendo un plato de pastas con aceite.


3. Bebe agua mineralizada: hemos dedicado posteos enteros a la importancia que requiere la hidratación para nuestro organismo. Somos 70% agua y como tal, debemos beber agua para mantener los niveles que nuestro cuerpo necesita. Evita gaseosas y jugos con aditivos que lo único que harán es provocarnos hinchazón y no quitarán la sed.


4. Haz ejercicio: el que te guste y te haga feliz, ya que esa es mi premisa sobre el wellness. LA actividad física no debe ser una tortura, sino un medio para sentirnos más fuertes y sanos. Vernos bien, amigarnos con el espejo. Caminar, correr, zumba, functional, spinning, elongación, pesas, solo o en grupo. Lo importante es crearse el hábito, una rutina de ejercicios semanal y respetarla. El realizar actividad física siempre a la misma hora, te ayudará a ser constante.


5. Cuida tu piel: no olvidemos que es el mayor órgano que tiene el cuerpo humano y como tal nuestra mayor protección frente al mundo que nos rodea. Es además, nuestra carta de presentación y existen infinidad de productos para mejorar su apariencia y no todos son precisamente extremadamente costosos. Incluso hay laboratorios nacionales que ofrecen una amplia gama de geles y cremas a una muy buena relación precio-calidad. Otra vez, lo importante es ser constantes. Jamás irse a dormir sin quitarse el maquillaje e hidratar muy bien la dermis.


6. Amigate con el espejo: aceptarse es la clave para aprender a amarnos. Vernos bien con nosotros mismos, sentirnos seguras es parte de vivir una vida saludable. Independientemente de la moda, lo que hará vernos elegantes, únicas y sofisticadas es el estilo que nos diferencia de las demás y la actitud con la cual llevamos tal o cual prenda. Y recuerden otra frase de nuestra querida Carolina Herrera: ¨No hay nada que envejezca más a una mujer que vestirse de joven¨.


7. Medita una vez al día: cuando despiertas o antes de acostarte, pero es fundamental, tomar al menos 10 minutos para vos. En mi caso, me armé un rinconcito, con un almohadón, una mantita, y una vela aromática. Es mi lugar, el momento del día que me regalo para mi. En el asistente de google, se puede hacer una meditación guiada, seleccionando el tiempo y los sonidos. Me ayuda el sonido del mar porque puedo concentrarme en cada inhalación y cada exhalación pensando en las olas y me imagino sentada sobre el océano.


8. Mejora el descanso: hace tiempo comencé a prestar atención y a leer sobre todo lo relacionado al sueño y a como mejorarlo. Intento llevar a la práctica un rutina de sueño, en la cual me acuesto y me levanto a la misma hora, tratando de cumplir con mis 8 horas de sueño, incluso los fines de semana. Trato de alejarme de los dispositivos electrónicos 2 horas antes de acostarme y de cenar temprano y liviano para realizar una mejor digestión antes de ir a la cama.


9. Reduce el stress: trata de alejar esos pensamientos perturbadores de la mente. Todo pasa y eso que nos angustia también pasará. Solía quedarme enroscada con un mismo tema por semanas hasta que descubrí que todo se termina resolviendo. Entendí que el principal desafío que debía afrontar era yo misma y que no hay tópico que una mente sana no pudiese resolver. Me ayudó mucho la meditación para encontrar el equilibro y darle a cada cosa, la importancia que realmente merece.


10. Sonríe y sé feliz: una vez leí que la risa era el mejor antídoto para combatir las arrugas. Al día de hoy no lo comprobé, pero sí descubrí que ayuda a mantenernos alegres y con la mente positiva. Nos ayuda a mejorar la interacción con los demás. El sonreír hace que alegremos nuestro día y el de los demás. Tal le digo a los equipos de trabajo en las capacitaciones que brindo en los spas: ¨la sonrisa es parte del uniforme¨. A ustedes les digo, ¨la sonrisa es el mejor aliado de nuestro guardarropas¨.




41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo