Té verde: beneficios de una infusión milenaria

Hace más de 3.000 años, los chinos comenzaron beber el té en su expresión más natural, al descubrir la amplia gama de beneficios que aportaba a la salud. Antioxidante y gran fortificador del sistema inmune, esta infusión hoy ocupa un lugar preponderante también en Occidente.


Esta bebida, nacida en Oriente hace más 3.000 años, hoy es una de las más bebidas en el planeta. Puede tomarse tanto caliente como fría, sin perder sus propiedades.


¿Por qué es verde?

Proveniente de la Camellia sinensis, a diferencia del té negro, el té verde no es expuesto a un proceso de oxidación. Sus hojas se recogen frescas y después de someterse al secado, se prensan, enrollan, trituran y finalmente se secan. Los principales países productores de té verde son China, Japón y Vietnam.


¿Cuáles son sus beneficios?

El té verde está considerada como una de las bebidas más sanas del planeta. Como bebida no azucarada carece de calorías y no contiene proteínas, grasas ni carbohidratos. Contiene vitaminas A, C y E, algunas del complejo B, y oligoelementos como manganeso, flúor, cinc y cobre.

Varios estudios médicos médicos y científicos, han demostrado los beneficios de beber té verde en forma regular:

  • Mejora el sistema inmunitario: contiene gran cantidad de antioxidantes con polifenol, ayuda a prevenir el envejecimiento y a disminuir el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, entre otra, debido al proceso de elaboración que sufren sus hojas en la fábrica, en el cual se aplica un método denominado “fijación”, cuyo principal objetivo es evitar la oxidación de la hoja a través de la aplicación de calor.

  • Mejora la función cerebral: el té verde contiene menos cafeína que el café, pero suficiente para producir los mismos efectos. También contiene el aminoácido L-teanina, el cual puede trabajar con la cafeína y crear un efecto sinérgico para mejorar la función cerebral. Además, no solo mejora el funcionamiento del cerebro, sino que previene su degeneración y el desarrollo de enfermedades neurológicas como Parkinson y Alzhéimer.

  • Favorece la combustión de grasas: los compuestos del té verde estimulan el metabolismo en aproximadamente un 17% más, y ayuda a que las grasas se transformen en calorías. Por eso el té verde suele estar presente en los productos comerciales para quemar grasas y adelgazar. Sin embargo, no todos los estudios científicos concuerdan en este punto.

  • Mejora en rendimiento físico: el efecto sobre el metabolismo implica que el cuerpo es capaz de obtener más energía, aproximadamente un 4% más, cuando la necesita, por ejemplo, durante una actividad deportiva intensa, aumentaría el rendimiento entre 11 y 12%.

  • Podría disminuir algún tipo de cáncer: está demostrado que el daño oxidativo contribuye al desarrollo del cáncer y que los antioxidantes podrían tener un efecto protector y el té verde es una excelente fuente de antioxidantes. Varios estudios han demostrados que personas que beben esta infusión, tienen menos probabilidades de padecer cáncer de mamas (20%-30% menos), cáncer de próstata y cáncer colorrectal.

  • Podría reducir riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares: se ha demostrado que el té verde disminuye el colesterol total y LDL, y protege a las partículas LDL de la oxidación. Los estudios observacionales demuestran que las personas que consumen este tipo de té tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo preparar la infusión correctamente?

  • Sugiero calentar el agua a una temperatura de entre 70°C y 80°C e infusionar las hebras entre 1 y 2 minutos, dependiendo del té para que las hojas liberen las benéficas y sabrosas sustancias que contienen. Si utilizas saquitos nunca superes los 50 segundos de infusión, para que no torne demasiado amargo y astringente.

  • Calienta la tetera con anterioridad, para que el agua no se enfríe bruscamente.

  • La medida adecuada es de una cucharadita al ras, aproximadamente 2 gramos por taza.

  • Sugiero beberlo sin azúcar.

  • Otra variante, una mis favoritas! En verano, lo preparo, con limón, rayadura de gengibre e hielo. Puedes mantenerlo hasta un día en la heladera. No recomiendo mantenerlo más tiempo ya que podría perder sus propiedades.

¿Cómo conservarlo correctamente?

Como en todas las infusiones, su correcta conservación es esencial para que no pierdan sabor ni propiedades. Les sugiero conservarlo en un lugar oscuro, fresco y seco, y en un recipiente que cierre herméticamente, como latas.






5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo